Predicado

El pasado…

Cuando el pasado regresa, regresa…; Está en nosotros aceptarle de nuevo ,- gran error-, o darle las gracias y seguir adelante,- lo aconsejable-.
Sin esperarlo, llega…
Para bien o para mal.
Ojala que para bien.
Aunque, si algo regresa, debería ser para bien, por aquello que dicen que segundas partes siempre son buenas. Mito.
Lo cierto es que, llegó o regresó, como quieran verlo…
Muchos años después y cómo si el tiempo no hubiera pasado.

Con la misma confianza…. Cuidado.
Risas……
Nervios……
Mariposas en el estómago……
Ansiedad……
Alegría……
Llamadas, cortas pero concisas……
Otras no tan cortas… ¡Cuidado!

El pasado……
Un pasado que dejé pasar por algo que hoy en día ya es también pasado…
Un pasado que era lo que hoy en día debería ser mi presente, mi futuro…… ¡Cuidado!
Pero Dios saber lo que hace…
Sólo Dios y el Tiempo administran nuestro destino.
Si tiene que suceder, sucederá. Mito.
A su debido momento y lo que tenga que durar.
Ambos tenemos un pasado, pasado que nos ha dejado recuerdos triste, bonitos, malos, buenos…

Quizás nos dejó algunas heridas que hoy en día llevamos con orgullo, cual heridas de guerra… pero sobre todo nos ha dejado experiencias de vida.
Ese pasado es un abrazo cálido… ese abrazo que hace calmar inseguridades, torbellinos, inquietudes, las dificultades, el cansancio… y que hace olvidar por el tiempo que dura el abrazo lo bueno o malo que estemos viviendo en ese momento……
Pero, pasado es pasado y tan sólo está ahí para ver quienes somos hoy y qué queremos ser a futuro. Cero confusiones. Si ese alguien salió de nuestro camino, fue por algo. Toca darle las gracias… por todo. Es difícil cuando el corazón dice que quieres a esa persona de nuevo en tu vida; pero mira quien eres hoy sin esa persona, no te moristes cuando te dejó.. seguiste adelante, superarte el duelo… No vuelvas a desenterrar un amor que te causó tanto alegrías como sumo dolor… No abras esa caja de Pandora. Ya sabes que hay ahí. Vive tu presente, construye tu futuro. En el camino, encontrarás personas nuevas, dispuestas a hacerte feliz,-mejor dicho-, a ser feliz contigo…

Y, recuerda esto SIEMPRE: “… barajita repetida, no llena albúm.”

10:15 p.m.
23042007
R.C.F.M.

Anuncios

Receta para curar un corazón herido…

El tiempo es sabio…

De eso, no hay duda…

Las heridas, sanaron.

La rehabilitación, una cajita… De cristal fino. Se agradece.

Un médico especialista, el tiempo. Alíado o verdugo.

Indicaciones; no se compran en la farmacia… Se consiguen en la tienda de la Sra. Paciencia… Fórmula especial…

Una ampolla de confianza en sí mismo

10ml de paciencia

5gr de abrazos maternos

5gr de palabras paternas

Una sobredosis de amigos…

Muchos paseos al aire libre…

Inyecciones diarias de amor propio…

Tres ampollas de confianza, honestidad con uno mismo y esperanza… Tomar varias veces al día, en las dosis que se crean necesarias…

Esperanza… de que la cajita, de cristal sea abierta…

Que la llave la posea aquel que merezca tu amor…

El amor de este corazón ya curado… Sólo un hombre ha de poseer la llave correcta…. Llegará… cuando menos lo esperes y cuando sin saberlo, más lo necesites…

31/07/2006 11:oo p.m.


Cuando aún las cosas no estaban tan claras (I)

Bien que me he llevado mis decepciones por confiar en alguien…

Creer que esa persona es especfial…

Como si me deslumbrara…

¿Tanto necesito que alguien me deslumbre?

¿Qué me hagan sentir especial?

¿Creerle ciegamente todo lo que me dice?

¿Por qué de inmediato siento y pienso que, con tan poco tiempo, esa persona es especial?

Obvio todos somos seres especiales y extraordinarios, pero… ¿Por qué no le veo defectos? Todos tenemos defectos, algunos más otros menos, pero tenemos…

¿Por qué me pongo una venda en los ojos? ¿Por qué insisto en darme mil veces con la misma piedra? ¿Por qué sentirme mal después? ¿Para qué si… supuestamente eso es lo que quería… “alguien especial”? Si lo único que quiero, deseo y aspiro es compartir esta vida con alguien quien merezca mi cariño, mi amor.

Alguien que me haga compañía cuando pasen los años… Alguien que me haga sonreír, reír, ver lo bonito de la vida… Alguien que me ame, que me adore y que quiera abrazarme a cada momento… Alguien real y sincero, que no le tenga miedo a los sentimientos, que quiera sentirse bien consigo mismo teniendome a su lado, amado y feliz… Alguien que me necesite tanto como yo le necesite…

28/01/2007 03:02 p.m.


Viendo las cosas con claridad (II)

En blanco…
Aún hay tiempo para soñar…
El destino nos tiene un camino. El camino, tiene priedras de distintos tamaños. Nos tropezaremos con algunas de esas piedras. Los tropiezos, nos enseñarán… nos harán crecer y madurar…
En nosotros está diseñar la ruta para recorrer el camino que el destino nos tenga preparado.
22/01/2007 10:45 p.m.

Viendo las cosas con claridad (I)

 

No debemos de perder el tiempo en aquellos que no hansabido valorar los momentos que compartieron con nosotros…
Debemos vivir la vida aprovechando cada moemtno que se nos presenta en el camino…
El camino de la vida…
Dejando el pasado, ahí… en el pasado…
Viviendo el presente y viendo el futuro con ojos anhelantes…
Eso, vivir… amar… ser feliz…
Estoy lista… preparada para volver a amar…
Porque ahí está lo bonito del amor… Enamorarse…

11:35 a.am
02032007

Escrito luego de encontrar en una agenda, anotaciones viejas del año 2003…


Notas al margen – ¿ Habeis confundido la necesidad con el amor ?

“Habéis confundido la necesidad con el amor?”
El caballero sabía que amaba a Julieta y a su hijo Cristóbal, aunque tenía que admitir que había amado más a Julieta……
Había necesitado toda la belleza que Julieta le añadía a su vida con su inteligencia y su encantadora poesía. También había necesitado las cosas agradables que ella solía hacer, como invitar amigos para que lo animaran, después de que se quedara atrapado en su armadura. ….
El caballero lloró al darse cuenta de que si no “se” amaba, no podía amar realmente a otros. Su necesidad de ellos se enterponía…… “
Solo podéis amar a otros en la medida en que os amáis a vos mismo”.
Estas fueron las palabras que Merlín le dijo a el Caballero al éste darse cuenta de Una Gran Verdad
Del Libro : El Caballero de la Armadura Oxidada, de Robert Fisher.